4 errores que debes evitar al buscar tu primer trabajo como desarrollador

abril 21 2022

 

Conoce las prácticas que todo desarrollador junior debe dejar de lado, para encontrar una oportunidad laboral en el mundo digital.

Cada vez, los requisitos para postular a un trabajo son más exigentes. Para los profesionales del mundo TI no es la excepción. Aunque pueda parecer un poco contradictorio, es una realidad que las empresas están pidiendo estudiantes recién egresados con experiencia.

Ahora, ¿qué pasa con el caso específico de los desarrolladores? Actualmente hay muchos que postulan a su primer trabajo sin experiencia alguna, sólo muestran la formación. Justamente, destacar sólo los estudios puede ser un error; siempre hay formas de dar a conocer la expertise con mayor profundidad.

En este artículo recopilamos algunos de los errores más comunes que todo desarrollador junior debe evitar en la búsqueda de su primer empleo. 

 

1. Mostrar proyectos sin desplegar


Un desarrollador que esté postulando a su primer trabajo debe tener cuidado de tener  proyectos web sin desplegar. La postulación puede ser revisada por alguien técnico que revise el código, pero también quiera ver las funcionalidades en acción o revisar las habilidades con estilos (clave para un puesto frontend).

Puede parecer un detalle, pero en el caso de recibir la postulación de muchos candidatos, el encargado de selección puede filtrar por estos puntos.

Esto puede ser considerado como una forma de medir la eficiencia y meticulosidad del candidato. Tal como explica este artículo, si un candidato no tiene sus proyectos desplegados, la persona que esté encargada de la revisión tendrá que descargarlos, lo que le tomará tiempo.

Un desarrollador que tenga sus proyectos desplegados, le facilitará y hará más expedito el trabajo a quién evalúa. La idea es que con un link, pueda ver todo lo necesario (y para ver el código, GitHub).


2.Incluir en el perfil exclusivamente proyectos formativos

Independientemente de que la formación sea profesional, técnica o bootcamp, los proyectos del candidato no sólo deben remitirse a aquellos que ha realizado en clases. 

Las empresas hoy buscan desarrolladores que realmente sean apasionados por la programación. Por eso, incluir proyectos realizados fuera de la formación suele considerarse como una demostración de proactividad e iniciativa para hacer más de lo asignado. La programación requiere curiosidad, por lo tanto contar con proyectos propios es un punto en el que las empresas se fijan.

Asimismo, es muy bien valorado que el candidato tenga experiencia con clientes. Puede ser una práctica o proyectos freelance.


Actualmente, muchas pymes necesitan transformarse digitalmente y no tienen suficiente presupuesto para llevarlo a cabo. Tal como lo hacen muchos recién egresados de distintas áreas, para ganar experiencia ofrecen el servicio a un precio especial. Así el seleccionador tendrá la certeza de que el desarrollador ha tratado con clientes reales, en proyectos reales y puede llevar correctamente esta gestión.

 

3.Entregar mensajes confusos

El portafolio o postulación tiene que lograr contar una historia. Como explicamos en un anterior blog, muchos perfiles digitales suelen haberse desempeñado en otra área anteriormente. Esto puede ser una ventaja, ya que les entrega otro conocimiento de las distintas industrias. Sin embargo, es importante que esto se vea reflejado en la postulación.

 

Para que las empresas puedan entender el beneficio de contratar a un desarrollador que tenga experiencia en un área completamente distinta, este debe ser capaz de entregar un mensaje claro.  Es importante que quien esté a cargo de la selección pueda responder por qué la persona hizo este cambio laboral (más allá de una motivación económica).

Por otro lado, contar una historia permite reflejar ciertas habilidades blandas que son clave para un talento digital.

 

4.No contar con una marca personal


Además del conocimiento técnico y las habilidades blandas, para que un candidato destaque por sobre los demás debe tener una marca personal.

Tal como explica este artículo de Hubspot, se trata de la percepción o impresión de un individuo en función de su experiencia, competencias, acciones o logros dentro de una comunidad, industria o mercado en general.

A las empresas les sirve conocerla porque pueden entender si determinado candidato se ajusta a la cultura de la empresa y, en otras palabras, los lleva a decidir si es el desarrollador con el que le gustaría trabajar.

Una marca personal tiene propósito, cuenta una historia y refleja una propuesta de valor.

Para los desarrolladores junior, encontrar su primera oportunidad laboral puede parecer complejo. Sin embargo, en estos cuatros puntos resumimos algunas acciones que pueden marcar la diferencia en los procesos de selección.

Además de un correcto despliegue de conocimientos técnicos, también es importante que el postulante pueda demostrar sus habilidades blandas, aspecto clave en el mundo digital.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER